Menú Cerrar

Como preparar la caldera y los radiadores para el frío

Como preparar la caldera y los radiadores para el frío

Después de tiempo sin utilizarse hay que tener en cuenta unos detalles antes de volver a utilizar la caldera y los radiadores de forma frecuente.

Con la llegada del frío vienen las averías de caldera y los radiadores, la mayoría de las veces porque no se les hace un buen mantenimiento y puesta a punto antes de empezar a utilizarlos de forma prolongada.

En las siguientes líneas os vamos a explicar como hacer un buen mantenimiento de ambos.

Mantenimiento de la caldera

La caldera, por norma general la tenemos funcionando todo el año, ya que nos suministra también el agua caliente, a no ser que hayas estado fuera de casa todo el verano, en cuyo caso lo mejor es que la hayas dejado apagada.

Si ha estado tiempo desconectada, como es obvio, hay que conectarla, si al hacerlo no funciona, lo primero que hay que comprobar es que el enchufe en el que la conectamos funciona correctamente, parece lógico, pero no sería la primera vez que nos llaman y el único problema con la caldera es ese.

Si el enchufe funciona correctamente y la caldera no, tendrás que ponerte en contacto con el servicio técnico.

Una vez la caldera está en marcha, lo que hay que comprobar es la presión, esta debe estar entre 1 y 1,5 bares, si no es así, abre la llave de presión hasta que alcance esta medida.

Cabe recalcar que para un mantenimiento óptimo de nuestra caldera es importante realizar revisiones periódicas por profesionales una vez al año.

La puesta a punto y el correcto mantenimiento de la caldera y los radiadores no solo nos asegurará un confort y una temperatura optima, también nos puede ahorrar alguna avería con el consiguiente gasto imprevisto además de tener que estar unos días sin calefacción.

Algunas calderas en oferta

Mantenimiento de los radiadores

Con respecto a los radiadores hay que hacer un par de cosas para su correcto mantenimiento.

Es mejor que estén al descubierto para que caldeen de forma rápida y eficiente.

Al menos una vez al año hay que purgarlos ya que acumulan aire, y más después de estar apagados durante una larga temporada.

Purgado de radiadores

A veces puede que percibas que los radiadores de tu hogar no calientan convenientemente. Esto se puede deber a que en su interior hay aire acumulado que dificulta la circulación del agua que calienta el radiador y esto hace que no se caliente de forma uniforme. Es por eso que se recomienda el purgado de estos antes de la llegada del invierno y con él el uso prolongado de estos.

Qué es el purgado de radiadores.

Purgar los radiadores, consiste básicamente, en eliminar el aire sobrante que hay en los conductos internos.

Por qué es indispensable el purgado.

Cuando un radiador tiene aire, no se calienta de forma homogénea y no llega a la temperatura deseada, por ello el termostato tardará mucho más en saltar, lo que hará que la caldera tenga que trabajar mucho más por lo que el gasto energético será incluso del doble.

Cuándo hay que purgarlos.

Hay que purgar los radiadores, al menos, una vez al año, lo mejor es hacerlo en los meses de septiembre y octubre, adelantándonos a la llegada del frió, que es cuando empezaremos a utilizar la calefacción de forma
prolongada.

Cómo purgar los radiadores:

Purgar es algo sencillo y no hace falta tener conocimientos avanzados en la materia, solo seguir los siguientes pasos.

  1. Examina si es necesario realizar el purgado. Conecta la calefacción, espera un rato a que calienten los radiadores y pasa la mano por la parte alta de ellos, si está más fría que la parte inferior es porque tiene aire.
  2. Se empezará el purgado desde el radiador más cercano a la caldera, así seguiremos la dirección que lleva el agua por ellos. A no ser que la casa tenga dos plantas, si es así se empezará a purgar por la planta de arriba ya que suelen acumular mas aire en su interior.
  3. Pondremos un recipiente debajo de la llave que vamos a abrir (purgador) para recoger el agua que salga al realizar el purgado. Dicha llave suele estar en el lado contrario a la que utilizamos para encender o apagar el radiador.
  4. Abrimos la llave, dependiendo del tipo de radiador que tengamos, a lo mejor nos hace falta un destornillador plano, en otros se puede hacer manualmente. Empezará a salir aire con agua, pero el chorro no será uniforme, es decir saldrá a trompicones.
  5. Cerraremos la llave cuando el agua salga de forma fluida, que será cuando haya salido todo el aire.
  6. Repetimos el proceso en todos los radiadores del hogar.
  7. Volvemos a revisar la presión de la caldera, como hemos dicho anteriormente, tiene que estar entre 1- 1,5 bares.

Puedes ver como hacerlo aquí.

No será necesario realizar purgado en los equipos con válvula de auto-purgado, y a que lo hacen de forma automática. Si tu radiador es de este tipo y no funciona correctamente, consulta con un profesional para que realicen una revisión.

Beneficios de un correcto mantenimiento.

Mantener la caldera y los radiadores en un estado óptimo hará que ahorremos en el consumo y lo notaremos en la factura.
Esperamos que estos consejos te ayuden a disfrutar de la mejor temperatura en el próximo otoño invierno que se presenta.

Deja una respuesta

Abrir chat