Menú Cerrar

Cuando renovar su caldera

Cómo en todos los aspectos de la vida, el paso de los años empieza a afectar poco a poco sin que nos demos cuenta, y nuestras calderas no se escapan a este envejecimiento. Por esto a continuación explicamos cuando se debería cambiar una vieja caldera.

El primer paso y más importante es saber los años que tiene su caldera, ya que hay que tener en cuenta la seguridad ante una posible explosión, y es que las calderas que tienen más de 10 años tienen la llama y las tuberías desgastadas al aire, lo cual con el tiempo cada vez es más peligroso.

Aunque estas calderas con más de 10 años no sea obligatorio cambiarlas, ya no cumplen con la normativa actual que obliga a que sean de condensación por su seguridad y su solidaridad con el medio ambiente, al ser mucho más eficientes.

Desde Aarmar Calderas recomendamos sustituirlas antes de que se pueda ocasionar cualquier problema. Además, que con el tiempo van perdiendo eficiencia, es muy probable que estén consumiendo bastante más de lo que deberían y si a esto le añadimos que con la eficiencia de las calderas de condensación va a resultar un ahorro en sus facturas a la vez que aumentará su confort y reduce el impacto medio ambiental. Se debe considerar hacer esta renovación antes de que pueda surgir cualquier avería con el perjuicio que ello conllevaría en su hogar al quedarse temporalmente sin calefacción y agua caliente sanitaria.

Lo siguiente que vamos a tener en cuenta son las averías, ya que cuando estas empiezan hay que estudiar bastante bien si merece la pena arreglarla o sustituirla.

Resulta que una reparación de una caldera no suele ser barata y estas cuando empiezan con una avería posteriormente suele venir alguna más y el importe de dichas averías sería bastante difícil de amortizar cuando se podría haber optado por la sustitución en un principio.

Esto no quiere decir que no deban repararse nunca, pero si hay que tener muy en cuenta su antigüedad y sobre todo su calidad, ya que con las calderas debido a que su eficiencia afecta directamente a nuestras facturas, y pueden ser un buen ejemplo de que lo barato sale caro si no se opta por productos idóneos.

Por último hay que tener en cuenta la modulación y ajuste de temperatura, ya que es por uno de los motivos que se produce mayor consumo, y es que ahora una buena caldera acompañada de su termostato wifi correspondiente ofrece una eficiencia y ahorro considerable, a parte del confort que nos proporcionan estos termostatos con sus múltiples opciones y la facilidad y comodidad de ajustarlo desde nuestro teléfono móvil.

Deja una respuesta

Abrir chat