Menú Cerrar

Suelo Radiante

El suelo radiante se ha convertido en el sistema de calefacción más confortable y eficiente para nuestro hogar.

Su funcionamiento se basa en utilizar como emisor térmico al suelo, lo que hace que, al ser una superficie tan extensa, la temperatura que debe alcanzar es bastante menor que la calefacción que usa otros emisores convirtiéndola en la de mayor eficiencia, menor consumo y mayor estabilidad térmica, ofreciendo así el mayor confort.

Su instalación se basa en una red de tubos de polietileno reticulado o polibutileno en forma de circuito cerrado, sujeta sobre unas placas de aislamiento que suelen ser de poliestireno expandido o elastificado, y sirven para evitar que el calor se difunda hacia el piso inferior. Todo ello recubierto por mortero con un aditivo especial para mejorar la expansión del calor, sobre el que se coloca un pavimento con baja resistencia térmica.

Esta red de tubos se alimenta con agua a presión mediante unos colectores que reciben el agua ya caliente a una temperatura de entre 35 a 45 ºC.

La temperatura del agua se puede alcanzar mediante diversos sistemas térmicos, como geotermia, aerotermia, etc. Pero el más usado hasta ahora han sido nuestras queridas calderas, que en territorio urbano es el más accesible para su instalación.

El suelo radiante aporta un calor especial al hogar, ya que al venir desde abajo resulta mucho mas confortante. A la vez que es más solidario con el medio ambiente por su menor consumo energético, convirtiéndose como ya dijimos anteriormente en uno de los mejores métodos de calefacción.

Por todo esto, desde Aarmar Calderas les recomendamos y ayudamos a pasarse a la calefacción por suelo radiante.

Deja una respuesta

Abrir chat